Hemos hablado mucho, y hablaremos mucho, sobre lo que las impresoras 3D podrían hacer, desde la impresión de alimentos y objetos domésticos, hasta casas e incluso tejidos de órganos, por nombrar algunos. Y si bien es cierto que la impresión 3D podría significar la próxima revolución industrial, todavía tiene un largo camino por recorrer. Así que hoy toca nombrar los puntos débiles de esta maravillosa tecnología con vistas a adquirir una visión más amplia del estado actual de la misma.

1. Precio y accesibilidad

En los últimos años las impresoras 3D se han vuelto significativamente más baratas, ahora mismo se puede comprar una buena impresora 3D por un poco menos de 500 dólares, pero tan sólo hace una década suponían más de 100.000 dólares. Si bien las impresoras 3D han conseguido abaratarse mucho, todavía resulta necesario comprar un escáner 3D (si no se tienen conocimientos previos de diseño 3D) y todas las materias primas que se precisan para la impresión.

Ahora bien, mientras que los plásticos son los materiales más comúnmente utilizados para la impresión 3D, a la hora de cubrir necesidades o mercados más específicos se requiere la utilización de materiales más diversos, como puede ser el acero inoxidable, el titanio, el … Haz click para continuar leyendo el artículo completo >>>

Fuente: http://impresiontresde.com/blog/cinco-cosas-aun-no-ha-conseguido-la-impresion-3d/