Es frecuente escuchar a personas tildar al pensamiento libertario de excesivamente optimista, de utópico, de impracticable o de pueril. En todos los casos, sin embargo, no son nunca personas que hayan profundizado un mínimo en la teoría y la práctica anarquista, pues nada más lejos de la realidad: el pensamiento libertario nace histórica e individualmente en el preciso momento en que se comienza a asumir que en la realidad no existen los cuentos de hadas, ni las soluciones cómodas ni fáciles. Juanjo Pina nos lo explica de forma breve y certera: “El anarquismo es una dura resignación para muchos, no una feliz revelación. El anarquismo va precisamente de entender que, por desgracia, la idea brillante que lo solucione todo no va a llegar. Que lo que toca es encontrar lenta y trabajosamente la forma más cabal de interaccionar entre nosotros, comprendiendo además que no hay interacción puramente cooperativa o competitiva. Que, por desgracia, la naturaleza no funciona a base de milagros y, por desgracia, el ser humano no es una excepción. Va de comprender y asumir que todos nos engañan cuando nos ofrecen el atajo perfecto para llegar al edén. Va de aceptar que, sin dios y sin … Haz click para continuar leyendo el artículo completo >>>

Fuente: http://www.blackblog.es/despierta-los-milagros-no-existen/