By Black Blog

No deja de llamarme la atención la facilidad con la que, todavía hoy, ciertas influencias se transmiten desde los medios de comunicación masivos hacia la indignación personal, e incluso hasta los espacios de denuncia y movilización social, modulando e imprimiendo sesgos en la percepción que vamos adquiriendo no sólo sobre lo que ocurre a nuestro alrededor, sino también en la percepción que tenemos sobre nosotros mismos. Y me sorprende aún más teniendo en cuenta la mayor capacidad proactiva de acceso a la información, y la mayor posibilidad de ejercer el pensamiento crítico y el contraste de la información, que internet nos ofrece en la actualidad.

Esta semana se han denunciado globalmente, y con sumo detalle, los gravísimos ataques ocurridos en Francia, Túnez y Kuwait por parte del ISIS a pocos días de haber dado comienzo el Ramadán. Sin embargo, se han ignorado como si no hubieran existido, ni importasen, los más de 150 muertos en la ciudad kurda de Kobane tras un ataque coordinado del Estado Islámico ocurrido en las mismas fechas que el resto de ataques terroristas.

No pretendo en absoluto reprochar que las grandes corporaciones propietarias de los medios de comunicación occidentales exclusivamente se hagan eco de todo aquello que afecte o atienda a los intereses económicos que mantienen en otros sectores. No es su objetivo, ni su motivo de ser, informarnos correctamente. Nunca lo ha sido, ni lo será. Y nosotros no somos tontos, y sabemos de sobra cuál es su cometido. Por ello, sería absurdo que tomásemos la posición de exigirles una información veraz, contrastada y libre de sesgos e intereses ajenos al código deontológico del periodismo. Y más sabiendo que hoy en día tenemos a nuestro alcance herramientas que nos permiten estar bien informados sin tener que depender de medios de … Leer artículo completo >>>

Fuente: Black Blog