By Ester Gisbert Alemany

españa-go-go-gaviria

Entre los textos que estoy revisando del Seminario de Sociología Urbana, Rural y del Ocio está el fascinante España a go-go. Turismo charter y neocolonialismo del espacio, una ventana a la industria turística en el momento en que estaba en su máximo apogeo. Con estudios como éste, Gaviria, Iribas y compañía, convencieron a los urbanistas encargados de la gestión del espacio de que el turismo es una industria del tiempo.

Y esto ha cambió las reglas del juego pues toda ciudad, pueblo o pedanía quiere ser turística. Así que su organización urbana necesita ser también una organización temporal. La administración debe intentar optimizar el tiempo de sus huéspedes para que tengan una experiencia memorable y para que gasten lo máximo posible dentro de su término municipal.

El libro España a go-go… viene a explicar que, en el turismo charter, esta organización temporal no dependía en realidad de la administración sino del guía turístico y se dedica un capítulo entero a esta figura. Detallando desde sus rasgos de personalidad hasta sus formas de relación con los turistas, hoteles y administraciones. El guía informa al turista de lo que le conviene para optimizar las excursiones y locales en los que recibirá una comisión (o lo hará su empleador el Tour-Operador).

En el libro el guía aparece como un manipulador del consumo turístico “a la vez, verdugo y víctima”. Es el nodo fundamental de la red de intereses turísticos que conforman un destino: “ejecutivo de la política del consumo de bienes, del espacio y del tiempo turístico”. Pacta con los hoteles los días en que no propondrá excursiones y que el hotel aprovechará para montar un bingo. Si la estancia es corta no muestra más que los lugares y excursiones que controla, si es larga muestra un folleto con el … Leer artículo completo >>>

Fuente: Colabores