By Juanjo Pina

elcaminodelheroe_mito_campbell

Han pasado seis meses desde que posteamos aquel tocho infame que inauguraba este sector privado del blog y explicaba por encima en qué punto estábamos en Noviembre de 2014.

I never understood the gears and wheels that turn beyond.
I always thought I will survive.

Sundancer, Keldian.

¿En qué punto o puntos estaremos?

Para mí fue un hito importante, pero este lo es más. Por el contenido, mucho más denso, y también porque, curiosamente, hace un año (no vi la correlación en el post anterior), fui a Georgia y volví, con David, pasando por Bilbao para jugar al Go y sentarme a la mesa con los indianos. De ese viaje guardo muchos recuerdos clarificadores, muchos momentos importantes y sigue dando sus frutos a día de hoy. Y los que dará.

Hoy vuelvo de nuevo con un tocho infame, pero importante, y además, ya no estoy sólo escribiéndolo. En esta ocasión, los tres aesires y Pablo unimos fuerzas para destrozar vuestras córneas y explicarnos, aunque no ahondaremos en algunas cosas del anterior post. Este debe servir para pulirlo y pulirnos, así que, por favor, no os cortéis con la tecla cuando (valientes vosotros) acabéis de leerlo. Ahí vamos.

Definiendo

Ahora ya está colgado en la red qué es una filé (aunque estamos dándole una vueltecica definitoria), por qué la nuestra se llama “Aesir”, quiénes somos y, para saber algo más de por qué se llama “vanires” a los que están a nuestro alrededor, podéis visitar el anterior megapost situacional.

Aesires y vanires, el interior y el recibidor.

Entre ese viaje y hoy hay un cojón de cambios, aunque seguimos siendo una prot-filé, pero el principio de indiferencia está tan acotado como asentado, y esos cambio ya no se perciben de la misma manera. El año pasado no éramos … Leer artículo completo >>>

Fuente: Filé Aesir